lunes, 1 de septiembre de 2008

Un espacio para Germán

Cuando comienzan la mayoría de nuestras búsquedas, todos esperamos dar no sólo con papeles y documentos que hablen de nuestros familiares y nos aporten los datos que nunca hemos conocido. También soñamos encontrar a personas que les recuerden, que nos hubiesen podido hablar de ellos, pero la mayor parte de las veces, llegabamos tarde. Muy pocos de nosotros encontraron a esos camaradas, pero sí encuentras personas fantásticas, como Germán Alonso. Desde el principio se volcó con nosotros y nos aguanta las muchísimas preguntas que le vamos planteando.

Este es Germán, y a sus recuerdos debemos agradecer mucho de lo que hoy sabemos. Ofrecerlos nos parece la mejor manera de hacerlo.

"Tenía 16 años cuando fue encarcelado al acabar la guerra hoy cumplidos ya 85 años se ha convertido en nuestros ojos y nos ha regalado sus recuerdos. Es ante todo un superviviente que se empeña en aprender informática para no quedarse atrás, que disfruta de la vida con la misma pasión con la que la ha vivido. Ahora estos recuerdos forman parte de nosotros como de él y de la misma manera generosa que Germán nos los brindó, los lanzamos al viento en nuestro foro donde otros sin duda los habrán hechos suyos y al abrigo de sus palabras se habrán imaginado a sus familiares, dolidos, presos pero a la vez bravíos, plantando cara a las adversidades, crecidos en sus ideales y esperanzados en un futuro que ya no les pertenecía. Con él te envuelve un sentimiento de reencuentro y aunque acabes de conocerle sientes que vuelves a algo que no es distante, todo lo contrario, es un eslabón más que añadir a la cadena.
Germán, que tanto tiene de todos nuestros abuelos, nos habla con las palabras de ellos, y se siente un poco abuelo de todos nosotros. Siete condenas a muerte, ocho años encarcelado y toda su vida luchando por lo que cree. Camarada y amigo de muchos de nuestros familiares fusilados con lo que compartió los sufrimientos de las cárceles, no ha dudado en hablarnos de todo aquello con arrojo, con humor, sembrándonos de orgullo y de anécdotas un tiempo del que nadie como él podría hablarnos. "

2 comentarios:

Saiza dijo...

Es una persona entrañable, que te cautiva desde el primer momento, por su desparpajo y vitalidad, que te deja embelesada con su forma de hablar y contar las cosas, al igual que me pasa con MarcosAna.
Desde luego son dignos de admirar y es normal que les tomemos cariño, pues con sus testimonios, nos acercan un poco a esos seres queridos que no pudimos conocer.
Un besazo!

Anónimo dijo...

Compartimos vuestra iniciativa y os felicitamos por vuestro trabajo. http://www.liberadosdelolvido.org